Romance entre la rosa y el sol


La rosa se desnudó poco a poco, sus pétalos diáfanos fueron cayendo con la cadencia y elegancia uno a uno al ritmo del viento, estaba decidida a regalarle su esencia y vida al sol, quien le había cautivado con ese rubio hechizante y éste, anonadado le abrazaba con sus rayos para que no se sintiera desprotegida aún desnuda. Ese era un romance mítico del que toda la naturaleza murmuraba, un amor intenso que comulgaba cada mañana, hasta que en un instante decidieron fundir sus energías y volver al origen, consientes de su espíritu puro y libre, consientes de la transformación que supondría su misión en su paso por ese prado.

El riachuelo presenció este ritual y le dijo al pez cuán importante era para él. La luna se enteró de lo que ocurrió entre la rosa y el sol, por lo que esa noche se decidió a hablar con el búho para confesarle cuánto le motivaba a salir y así, aquello desencadenó una euforia amorosa que trascendió a todo el universo: las galaxias aún dentro de su caos, los océanos, las selvas, los cerros, los vientos y la vida por sí misma rindieron culto al amor.

¿Hay mayor milagro que la vida en sí?…

Con cariño, Rosario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s